[[Remedio casero Efectivo]] Quitar los hongos de los pies ahora es posible

Para los problemas de salud que incluyen el ataque de hongos, nada es mejor que la miel. Aquí aprenderás a quitar los hongos de los pies de forma casera y rápida.

La miel es un producto natural que contiene antimicóticos y facilita el tratamiento del hongo. Usted no necesita ir a un médico y puede tratar sus problemas de salud sentado en casa. La presencia de zinc, hierro y cobre en él hace que sea un producto deseable para el tratamiento de úlceras.

Remedio casero para quitar los hongos de los pies rápido

Los hongos pueden infectar la piel y las uñas de los pies. Una infección micótica de la piel también se conoce como pie de atleta, que causa picazón, ardor y descamación. Esta infección se puede diseminar a las uñas de los pies si no se trata. Ambos tipos de hongos en los pies son extremadamente contagiosos, tanto en su propio cuerpo como a otras personas por contacto. Por lo tanto, es esencial tratar la infección y prevenir su recurrencia.

1 – Trucos para no coger hongos TIPS.

Esta infección común afecta la piel de los dedos y las plantas de los pies. Debido a que los pies entran en contacto con el suelo utilizado por muchas personas (en casa o en una instalación deportiva..), la infección se puede eliminar fácil y rápidamente:

  • No comparta zapatos o toallas con nadie.
  • Evite caminar descalzo en vestuarios, piscinas públicas, duchas comunitarias o gimnasios.
  • Use chanclas o zapatos de ducha al ducharse hasta que la infección se cure.
  • Mantenga su lavandería separada para que los artículos como calcetines y sábanas no contaminen otras prendas de lavandería.
  • Mantenga limpias las superficies de los baños domésticos.Póngase calcetines limpios y secos todos los días o con más frecuencia si es necesario (como después de practicar deportes).

2 – Use medicamentos convencionales.

 

Para los casos leves, un medicamento de venta libre puede ser un tratamiento efectivo. Para los casos más severos, pueden ser necesarios medicamentos recetados.
Tome un medicamento de venta libre. Los ejemplos incluyen butenafina (Lotrimin Ultra), clotrimazol (Lotrimin AF), miconazol (Desenex, Zeasorb, otros), terbinafina (Lamisil AT), y tolnaftate (Tinactin, Ting, otros).
Para casos severos, consiga un medicamento recetado. Los medicamentos típicos incluyen clotrimazol y miconazol; los medicamentos orales incluyen itraconazol (Sporanox), fluconazol (Diflucan) y terbinafina (Lamisil). Tenga en cuenta que estos medicamentos orales pueden interferir con otros medicamentos como las terapias antiácidas y algunos anticoagulantes.

3 – Pruebe los tratamientos homeopáticos.

 

Se cree que varios tratamientos no convencionales son efectivos para combatir las infecciones de hongos en la piel y uñas.
Use aceite de árbol de té, aplicado en una capa ligera en las áreas afectadas de dos a tres veces al día, use productos que sean 100% aceite de árbol de té.
Aplique extracto de semilla de pomelo, que se cree que tiene propiedades antimicóticas cuando se usa con fuerza completa, encuentre este producto en tiendas especializadas en alimentos naturales y productos de baño.
Exponga el pie infectado a la luz del sol y use zapatos al aire libre como sandalias y mantenga los pies secos y limpios.
Trate con el ajo, que contiene compuestos antimicóticos que han demostrado ser efectivos contra un número de infecciones micóticas incluyendo el pie de atleta. Aplastar finamente varios dientes de ajo, añadirlos a un baño de pies y remojar el pie durante 30 minutos.

Alternativamente, mezcle el ajo recién molido con aceite de oliva y frótelo en la zona afectada con una bola de algodón.

 

Desarrollar un sistema inmunológico fuerte. Un sistema inmunológico debilitado lo pone en mayor riesgo de desarrollar el hongo del pie y la uña de los pies del atleta.

Duerma lo suficiente cada noche.

Consuma una dieta balanceada con muchas frutas, verduras y nueces.
Tome un suplemento multivitamínico cada día o varias veces por semana.
Pase tiempo al aire libre, particularmente en el sol para obtener la dosis necesaria de vitamina D.
Controle el estrés y la ansiedad a través del ejercicio, la meditación u otras formas de relajación.

 

4 – Haga suficiente ejercicio.

 

Todos sabemos que el ejercicio es bueno para nuestra salud, pero es especialmente importante combatir la infección y prevenir su reaparición. Debido a que sus pies han disminuido la circulación sanguínea en comparación con otras partes de su cuerpo, es más difícil para su sistema inmunológico detectar y eliminar las infecciones de los pies.
Empiece lentamente si no está acostumbrado a hacer ejercicio regularmente; caminar, nadar o tomar calistenia leve hará que la circulación fluya.
Intente entrenar con pesas ligeras en casa o en un gimnasio.
Tome las escaleras con más frecuencia y aparque más lejos de su destino, incluso un poco de movimiento adicional puede ayudar.